Juan Genovés

Menu

Genovés, una arqueologia del pánico

Pierre Cabanne, Enero 1991

¿Qué es este pueblo, este país que vemos desde el cielo, que tiene este aspecto petrificado de una ciudad muerta; medio aruinada? Un tipo de polvo, o de bruma de ceniza que cubre todo, cortado por la luz de focos cegadores en la pálida luz de día. En asombro los hombres corren en todas direcciones alarmados y perseguidos por esos poderosos barridos de luz. Si se juntan también estan perseguidos sin merced. El alerta pasa y parece que vuelvan a estar en calma En la playa o en la arena, en un crisol oscuro, colmado de la multitud, los poderosos rayos paralelos de luz vuelven a encontrarles como las barras de una jaula.Read less

Las pinturas de Genovés no describen escenas precisas sino son instantáneas abstractas e incluso inombrables de una vida violenta. Son flashes que agreden la vista, no solo por sus contrastes brutales de sombra y de luz que acentuan el encuadre cinemátografico de lo insólito, que es una atmósfera de aquel arquéologia del pánico. En 1969 Stuart Cooper hizo una película «A test of violence» utilizando secuencias de agresión y de represión de los cuadros de Genovés.

Cuatro fases en torno a una prohibición, 1966
Cuatro fases en torno a una prohibición, 1966

Estos cuadros son teatros de memoria. El pintor ha conocido, en la España de su infancia, las irupciones repentinas de las «fuerzas del orden» que producían las fugas repentinas. Vio pueblos bombardeados y desiertos y culturas asolados. La violencia de la dictadura fascista ha machacado lo que es familiar y cotidiano. Quedan estos sitios anónimos habitados por sus propias sombras donde el silencio reina. Un silencio de muerte.

Puntos vitales, 1991
Puntos vitales, 1991

En ciertos lienzos y gouaches la arena ha reemplazado la ceniza. Las ruinas evocan una topografia milenaria como visto desde un avion. ¿Volverá el hombre? ¿Esta Escondido, invisible a nuestros ojos? En sus guaridos, manchados de luz, las huellas de las sombras se alargan. Hay otros símbolos de la huída… En los cuadros españoles se puede decir que a veces el fondo come los colores claros, que la luz esta absorbido por la oscuridad de la pintura en la noche.

Para Genovés es su primera exposición individual en Paris. Ha sido desde 1961 uno de los líderes en su país de la «nueva figuración». Es uno de los miembros del «Grupo Hondo» que responden a la crisis del arte informal y afirman la conciencia de la función social y politica del arte. También pertenece a la «Crónica de la Realidad» entre 1964 – 1965 que surge como una respuesta a la invasión del pop art. Genovés, junto con el «Equipo Crónico»,el «Equipo Realidad»y personajes como Rafael Canogar y Arroyo, que a pesar de sus diferencias de lengua y de espiritu, siguen la misma búsqueda de una identidad moderna española.

El pintor que tiene obras en grandes museos en Nueva York , Barcelona, Madrid y Cuenca y en el Museo de Arte Moderno de Paris ha expuesto muchas veces tanto como parte de un colectivo como solo. Ha sido invitado a bienales en Venecia y en Sao Paolo y en Franica, en el bienal de Paris en 1961, en la exposición «La figuración narativa en el arte contemporaneo» en 1965, en el «Arte vivo 1965-1968 en la Fundación Maeght y en el bienal de Menton en 1975.

La pintura de Genovés es tal que uno descubre a traves de sus ultimas obras que habla directamente al hombre, denuncia los agresiones que sufre: nunca esta solo sino presa de una tormenta colectiva de desamparo y angustia. Su lenguaje encuentra sus resonancias en el fondo trágico de la España negra, de su liberación y su fatalidad. Sus obras tienen una presencia visionario que no es solo moderno sino perenne.